Manejar interacciones difíciles

Compartir en:

Las interacciones difíciles ocurren cuando dos o mas personas tienen diferentes intereses u opiniones las cuales chocan entre sí creando fricciones en las relaciones humanas.

En su trabajo, así como en la vida diaria, seguro se ha encontrado en una situación similar y todos sabemos que las malas relaciones no nos benefician en ningún aspecto.  En la cuestión laboral nos afectaría en cuestiones de pérdida de tiempo y disminución de la productividad y del desempeño, es por esto que usted que quiere emprender o esta llevando a cabo una idea de negocio debe saber manejar estas situaciones.

Beneficios de saber manejar adecuadamente las interacciones difíciles.

  • Obtendrá mayores resultados en una conversación
  • Evitará que las situaciones empeoren convirtiéndose en una crisis
  • Mantendrá el rumbo de su empresa
  • Evitará desgastes emocionales, mentales y económicos por perdida de tiempo.
  • Su equipo y usted lograrán las metas con mayor facilidad.

Frecuentemente la clave para acabar con una interacción difícil y que ambas partes obtengan resultados de ganar/ganar es que uno de los dos tenga la habilidad del negociador. Un negociador es creativo y justo, o al menos usted como cabeza de la organización debe serlo. Así pues, la persona que toma el papel de negociador, lejos de aferrarse solo a sus intereses, va mas allá y propone una idea que satisface ambas partes pero también en la que los dos ceden algo.  Por ejemplo,  si un empleado exige que se le den unos días mas de vacaciones que sí le corresponden, pero que por la carga de trabajo actual no es posible otorgarlos todos en ese momento, usted puede proponerle que los tome por periodos, distribuyéndolos en fines de semana largos, así el empleado sentirá que usted se preocupa por sus intereses y el empleado no se ausentará por periodos largos, lo que lo beneficiará a usted.

Interacciones difíciles entre los empleados

Aunque actualmente solo sea una idea de negocio, en un futuro muy cercano esta será su empresa, y por más pequeña que esta sea, encontrará que sus empleados tienen diferencias interpersonales, lo cual creará situaciones de fricción y desacuerdo. En estos casos es importante actuar con rapidez y disipar el conflicto pues esto afectará directamente la productividad de su empresa.

¿Qué hacer?

En estos casos lo más importante es que usted identifique en cuales situaciones es realmente necesario intervenir pues su tiempo debe utilizarse en temas realmente importantes para la empresa, así que no debe desperdiciarlo en cosas que no lo meritan. Por otro lado, esto les permite a los empleados desarrollarse con libertad y aprender de si mismos.

Usted debe intervenir cuando esos conflictos afectan directamente el desempeño de los empleados y por consiguiente los objetivos, cuando el conflicto se ha convertido en una enemistad real, o bien cuando uno de los dos empleados así se lo pida.

Facilitar la solución:

Cuando usted haya identificado una situación en la que deba intervenir siga los siguientes pasos para disipar la nube:

  1. Asegurarse de que ambas partes se escuchan mutuamente. Utilice el parafraseo a fin de que los empleados comiencen a utilizarlo también.
  2. Escuche con atención e identifique las áreas en las que ambos empleados están de acuerdo. Por ejemplo, quizás ambos tienen el mismo objetivo, pero distintas visiones de cómo se realiza mejor el trabajo.
  3. Proponga que realicen una lluvia de ideas, de manera que propongan soluciones y olviden las discusiones.
  4. Programar reuniones posteriores para que las personas involucradas analicen, con su supervisión, cómo se encuentra la situación y si el acuerdo al que llegaron funcionó.

Analizando las emociones

En una situación de desacuerdo no podemos evitar sentir enojo, tristeza, frustración, celos, nerviosismo, timidez, preocupación, actitud defensiva entre muchas otras, sin embargo, sentir una emoción no significa que no la podamos cambiar.

A continuación le presento diversas situaciones en las que usted forme parte de una interacción difícil y como cambiar el enfoque:

  • El empleado no se presentó a una evaluación de desempeño: Si descubre que el empleado tiene buenas intenciones y razones válidas para no presentarse a la evaluación semanal, su molestia desaparecerá.
  • Usted esta molesto porque sus empleados no le han entregado sus reportes de ventas individuales, sin embargo si se da cuenta de que aconsejó a los empleados enfocarse más en completar aumentar las ventas de la semana atendiendo a todos los clientes, la frustración respecto a los reportes no entregados puede perder su fuerza.

Cuando las emociones son demasiado intensas, considere suavizarlas analizando y cambiando su enfoque. De este modo, podrá manejar mejor la interacción difícil.

Un último punto importante y que tiene que ver con las emociones es el hecho de que no tengamos miedo a exteriorizarlas, si nos atrevemos a hacerlo muy seguramente encontraremos mas cosas en común con nuestra contraparte y nos entendermos con mayor facilidad y humildad.

Recuerde que las interacciones difíciles forman parte de la vida diaria pues cada uno somos un ser distinto, pero que al mismo tiempo todos formamos parte de la misma unidad. Podremos estar en desacuerdo con mil cosas, pero seguro tendremos 1001 en común. Actuemos siempre  con madurez y positivismo, esto siempre nos facilitará el manejo de conflictos.